lunes, 17 de diciembre de 2012

FH 23.

No te buscaba, en absoluto, no necesitaba a nadie como tú, no quería ni oír hablar de eso a lo que llaman amor, no quería pensar en discusiones futuras, ni en preocupaciones innecesarias, ni si quiera me hacía falta saber de tu existencia.
Sabía lo que era una relación y no me había gustado la experiencia, estaba totalmente escarmentada, asqueada y convencida de que era mi momento, solamente mio, que nadie podría cambiarlo.
Entonces apareciste tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada